Un maridaje a lo Andes Brewing (o la importancia de atreverse y disfrutar)

Por: Nathalie Moeller

Había una vez una reunión de foodtrucks en la que una cerveza Andes y una tapa de La Paraeta se vieron, y supieron que tenían que darse una oportunidad. Fue sabor a primera vista.

Finalmente, un gran sábado de sol, una mañana veraniega como sólo Quito las puede tener, ambos personajes se encontraron. Rodeados de amigos, música y creatividad, Andes y La Paraeta tuvieron un momento de aquellos en que no puede haber nada mejor que seis tapitas de toque e ingredientes locales, emparejadas con seis cervezas artesanales resultado de mucha creatividad, amor y rock n’ roll.

Bajo una carpa cuya sensación era como la de la sala de tu casa, junto a la cual enraizó momentáneamente el carrito color turquesa cuya sensación es la de la cocina de tu casa, y tras un tour de una planta de cerveza que quisieras que fuera tu casa, el maridaje fluyó cual hojita en la corriente de un río: refrescante, acogedor, descomplicado, melódico y sorpresivo.

IMG_9160

El menú propuesto por el chef José Sogues fue de seis platos, en los que el juego fue el de crear tapas, como las típicas de su país de origen, Barcelona, España, pero haciendo uso de toda la riqueza de ingredientes que ofrece el Ecuador.

Cada uno de los platos fue preparado con una de las cervezas de Andes, junto a las que luego el maridaje se llevaría a cabo. A continuación (y sin ánimo de que se mueran de ganas), el menú de La Paraeta:

  • Camarón con tempura negro de Stout y hummus de verde
  • Pulpo Blonde Ale con chicharrón y mashua ahumada
  • Tiradito de atún blanco con ají de Chilli Passion
  • Bocado de crema de maqueño, pollo negro y chulpi
  • Manitas con Red Ale y su salsa, trufa y romero
  • Lomo fino en tierra de brócoli y quinoa con salsa de IPA

IMG_9159

Se me hizo agua la boca, pero continuemos esta historia romántica.

¿Cuál es el objetivo de un maridaje?

El primer principio es el de experimentar. La experimentación es la base de la innovación y el descubrimiento. Para llegar a esto se requieren dos elementos: riesgo y creatividad. El atreverse a juntar ideas de una manera diferente y audaz, sin miedo al fracaso. Sólo el fracaso resulta en algo exitoso, sin importar su envergadura. Yo sé que es fácil decirlo y otra es ponerlo en práctica, pero La Paraeta y Andes tomaron el paso y el resultado fue una hermosa sorpresa para los sentidos.

El segundo principio del maridaje es el de descubrir con los sentidos, los sabores que más química tienen, en este caso encontrar la pareja perfecta entre plato y cerveza.

No es una tarea fácil la de maridar. Hay que poner la mente en blanco, hay que dejar fuera las expectativas, los gustos habituales, la rutina y dejarse guiar a un mundo diferente. Sólo de esta manera la mente puede permitirse el atrevimiento y disfrute de algo totalmente nuevo.

3

 

Inicialmente hubo un inocente error en el orden de salida de las cervezas y dos Blonde Ales acompañaron los dos primeros platos. Pero, ¡tranquilidad! A la final, y sin querer queriendo, el resultado fue muy satisfactorio en la boca. PS: la Blonde Ale, al ser una cerveza ligera y de sabor más suave, queda muy bien con casi cualquier comida y acompaña muy bien el sabor intenso del marisco.

Siguientes impresiones. La Chilli Passión, por su toque exótico y ese leve picor en garganta al final del trago, va increíble con mariscos y pescados. La Stout, que en principio acompañaría al camarón, fue la pareja del bocado de crema de maqueño, pollo negro y chulpi. El resultado también fue delicioso. Hemos comprobado en maridajes anteriores que la Stout, por su sabor más tostado y deje a café, va increíble con ingredientes dulzones, incluso es un acompañante perfecto para postres que llevan miel o frutos silvestres.

4

Siguiente. Las manitas de chanchito con Red Ale, ¡un hit! El sabor afrutado, levemente amargo y sutilmente dulce de la Red supo acompañar el gusto pungente de la trufa y la cremosidad de las manitas. Por último, no podía faltar un gran lomo acompañado de la atrevida IPA. Atrevida por su aroma robusto y su amargor valiente, perfecta para el sabor intenso del lomo de res. Debo admitir que personalmente no fui fan del gusto que tiene el brócoli sin cocinar, pero su crujiente junto con el de la quinoa crearon una textura interesante.

9

Cuando el desfile de cerveza y comida terminó, la tarde empezó a enfriar y los ánimos se encontraban relajados, asombrados y felices, el equipo Andes-La Paraeta finalmente respiró con satisfacción. Hay que recordar que para que todos los invitados se sintieran absolutamente contentos no sólo dependió del chef, que le metió ñeque y pasión a su cocina, y de Julio que estaba pendiente de cada detalle, sino de todos los que componen ambas empresas y a quienes es importante nombrar y agradecer por su alegría y dedicación. Team Andes: Max, Juancho y Esteban. Y team La Paraeta: Vicente, Inmaculada y Noel.

Otro PS: el disfrute de la comida y bebida se enriquece, y a veces depende, del ambiente y los que son parte de él. Toda gran experiencia es fruto del trabajo de un gran equipo.

En resumidas cuentas, no es fácil ser Cupido y salir airoso en el intento. No queda más que decir que, ¡el matrimonio fue un éxito!

 

Contacto La Paraeta

099 757 3093

https://www.facebook.com/paraetacumbaya/info/?entry_point=page_nav_about_item&tab=overview

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s